ENVÍO GRATIS, EN TODOS LOS PEDIDOS, SOLO PENÍNSULA

Oda al corte bob de Coco Chanel

una mujer con traje y sombrero sentada en un escritorio.

Ha llegado el momento de hablar del cabello de la diosa de la moda de los años 20: Coco Chanel.

Se trata de esa mujer que liberó de corsé a la mujer moderna, puso el ‘blazer’ (prenda paradigmática masculina) en el ojo del huracán y se inventó una nueva elegancia femenina que dio la vuelta al mundo.

Coco Chanel, una mujer visionaria y humilde, supo imprimir la influencia del cubismo en sus creaciones y puso de moda el bronceado como símbolo de estatus.

Por todas esas razones, no podía lucir un estilismo capilar complicado. Tenía que llevar una cabellera que no le quitara ni un minuto de su tiempo para seguir creando.

Corría 1920 y  los supuestos “felices años 20” que solo dejaban tiempo para la fiesta y la diversión como medida para olvidar por unos instantes los horrores de la guerra por la que Europa acababa de pasar.

A todo esto se añadía el gusto de la diseñadora por el deporte, una actividad que se da de bruces con cualquier tipo de sofisticación en el peinado.

A la ropa de líneas puras y rectas y colores que no daban lugar a la osadía, como el negro, el blanco o el beige, se sumaban tejidos austeros y sin concesiones al lujo.

Y también se trataba de una declaración de intenciones ligada al diseño y a la creatividad.

Amigo del charlestón

En París, años 20, los sombreros ‘charlestón’ dieron paso a un corte de pelo que parecía haber sido concebido con ellos puestos.

Se trataba de un corte tazón a la altura del mentón: una alternativa que admitía cualquier textura capilar pero solo una medida: la nuca.

¿El frontal? El flequillo funcionaba para las más atrevidas, y la línea del contorno se planteaba siempre convexa, es decir, más corta por la nunca que en la mandíbula y el mentón. Las mujeres más modernas de los años 20 del siglo pasado sabían cómo cortarse el cabello.

‘Mademoiselle’ revisitada

Ahora, en los años 20 del siglo XXI, queremos hacer un guiño a ‘Mademoiselle Coco’.

Y queremos decirle, allá donde esté, que el corte de cabello que revolucionó aquella Europa convulsa que huía hacia adelante a golpe de fleco vuelve con la cabeza muy alta.

Nunca mejor dicho, porque las cabecitas ilustradas de las mujeres más activas y modernas siguen eligiendo el ‘bob’ (‘carré’, en francés) para coronar los estilos más dinámicos y alejados de todo barroquismo.

El ‘sancta-santorum’ del bob Chanel es ese mini-carré que apenas roza el mentón y que en la nuca queda incluso rebajado con la ayuda de la navaja.

Las ortodoxas deben saber que a ella (Mademoiselle), que tenía un cabello natural con una suave onda, le gustaba llevarlo peinado con gel hacia atrás, dejando sus leves ondas marcadas y un semi-tupé frontal.

Pero las variaciones son infinitas. Desde el estilo liso y con flequillo, que es la más parisina de las opciones, hasta la languidez de una melenita lacia que cae a ambos lados del rostro, el bob Chanel (también conocido como French bob) nos enamora.

Si quieres leer acerca de otros estilos como el Mullet o los mil tipos de rubios entre los que puedes elegir, encuéntralos en nuestro blog.

TE PUEDE INTERESAR

negro tendencia

Todo al “black”

En Ángela Navarro nos declaramos ‘blackistas’. Para nosotras “black is black” y “black is back”, siempre. Porque aunque ha tenido sus más y sus menos,

LEER MÁS