Decálogo para cuidar tu piel del sol

Hace unos años lo normal para ponernos morenas y tener ese bronceado perfecto era tumbarnos al sol y achicharrarnos durante todo el día. Además, no nos preocupaba mucho si nos dejábamos el protector solar en casa.

Sin embargo, hoy en día, tenemos una conciencia mucho más clara de los estragos que los rayos UVA sin protección pueden causar en nuestra piel.

Esta conciencia es aún mayor en países como España, donde, gracias a los miles de kilómetros de costas y playas, nos hemos convertido en el país con la mayor cultura solar de Europa.

Casi podemos decir que es cultura general saber que la incidencia de los rayos solares conduce a una pérdida de colágeno y elastina, las proteínas responsables de mantener la firmeza y elasticidad de nuestra piel.

A un nivel un poco más científico, cuando estas proteínas se descomponen, nuestra piel pierde su firmeza, lo que lleva a la flacidez.

Esto quiere decir que tenemos que cuidar la piel de una manera efectiva para evitar estos efectos y poder tener una piel sana independientemente de la época del año.

Además de mantener una piel sana y joven, proteger la piel del sol en verano es también la forma más efectiva de prevenir el cáncer de piel y su versión más agresiva: el melanoma.

Desafortunadamente, solo un pequeño 5% de la población se protege adecuadamente del sol, ¿te sorprende?

Este verano, en ADAPTA, nuestro objetivo es ayudarte a formar parte de ese porcentaje, garantizando una protección solar efectiva y una piel cuidada y sana.

Estamos emocionadas de presentarte nuestro nuevo protector solar de alta eficacia. Este no es un producto cosmético cualquiera, es un escudo diseñado para proteger tu piel de los daños causados por los rayos solares.

Y es especialmente efectivo para pieles sensibles.

Además de presentarte nuestro nuevo producto, también queremos ayudarte a adoptar buenos hábitos en cuanto al cuidado de la piel en tus vacaciones de verano. Aquí va nuestro decálogo de buenas maneras de cara a las vacaciones.

1. Antes de salir de casa, protector solar

Aplica siempre la crema solar 20 minutos antes de salir de casa y, de nuevo, 20 minutos después de llegar a la playa o la piscina. Tu piel necesita tiempo para absorber el protector antes de exponerse a los rayos UVA.

Así, tu piel estará preparada para enfrentarse al sol desde el momento en que sales de casa.

2. La cantidad sí importa

Cuando se trata del cuidado de la piel, la cantidad de crema solar que aplicas es esencial para su eficacia. Si tienes la piel sensible, puede que necesites más que la cantidad sugerida para garantizar una protección óptima.

Además, ten en cuenta que tendrás que aplicar la crema varias veces al día, no basta con hacerlo una vez antes de exponerte al sol.

Las cantidades son:

Prepara una cucharilla de las de café y ponte a medir para que te familiarices con la cantidad idónea. No hace falta que lo hagas cada día. Sólo memorízalo para todo el verano: serán 9 unidades en total.

Necesitarás la cantidad de una cucharadita por cada brazo y mano, dos por cada pierna y pie, una para el tronco por delante, otras para la espalda, y la última para la cara.

Y, si tienes una calva, además, una cucharadita extra para la zona.

Ten en cuenta que si aplicas menos que esta cantidad, las nueve cucharaditas, el factor de protección de la crema desciende.

3. Mar o sudor

Cada vez que sudes o te bañes, deberás reaplicar el protector solar en las mismas cantidades que mencionamos anteriormente.

Esto es especialmente importante si estás usando una crema corporal o facial con SPF, ya que los productos de protección solar pueden desvanecerse o eliminarse con el agua y el sudor.

4. Con sombra, también

Incluso si estás bajo la sombra de una sombrilla o un árbol, debes aplicar protector solar. Los rayos del sol pueden reflejarse en diversas superficies, atravesar tejidos y alcanzar tu piel, incluso si estás a la sombra.

5. Hidrata tu piel

Tu crema corporal y facial con protección solar debe contener ingredientes que, además de formar un escudo contra los rayos UVA y UVB, mantengan tu piel hidratada.

Esto es especialmente importante para pieles sensibles, ya que la piel seca puede empeorar los síntomas de sensibilidad.

6. Bebe constantemente

El agua es tu mejor aliada para mantener tu piel hidratada desde el interior, ya que no toda la hidratación te vendrá de una crema. Esto ayudará a tu piel a reponer los líquidos perdidos y, a su vez, minimizará la pérdida de agua de tu piel.

Bebe mucho, sobretodo si vas a estar al sol, y verás como te sentirás mucho mejor.

7. Aplica la regla de la sombra

La regla de la sombra es una forma sencilla de ver el nivel de exposición al sol. Si tu sombra es más corta que tu altura, significa que el sol está en su punto más alto y la intensidad de los rayos UV es mayor.

Si es el caso, simplemente ves a la sombra o aplica el protector solar de una manera más frecuente.

Eso sí, si estás en las horas de la mañana o la tarde, cuando tu sombra es más larga, sigue protegiéndote.

8. Cuidado con la arena

La arena puede pegarse a tu piel cuando tienes crema solar, lo que puede provocar raspaduras en la piel, por ello utilizar protectores solares en spray o brumas solares es ideal. Piensa en la arena como un exfoliante muy agresivo.

Además, la arena puede reflejar los rayos del sol, lo que puede provocar un bronceado irregular y una exposición mayor a los rayos UVA. ¡Mucha atención con ella!

9. Mimos post-solares

Después de un día al sol, los productos ‘aftersun’ te pueden ayudar muchísimo ya que están diseñados para calmar e hidratar la piel después de la ducha, ayudando a mantener un tono uniforme cuando desaparezca esa típica rojez y evitando la descamación.

Recuerda que una piel hidratada es una piel satinada, sana y luminosa.

10. Elige un protector solar de calidad

Este es el punto más importante de todos. Ya sabemos hay miles de protectores en el mercado y que es fácil perderse y confundirse.

Lo importante es que escojas un protector que tenga el factor de protección que necesitas y que te guste la textura, ya que los hay en formato spray, crema, aceite y una larga lista de mezclas de estos.

Para facilitarte el trabajo, hemos formulado la loción solar SPF50. Una bruma muy ligera o ‘spray’ que se aplica superfácil y protege la piel de la cara y del cuerpo.

Además, es apta para todo tipo de pieles y está especialmente indicado para pieles sensibles, ya que está libre de perfumes y ha sido testado dermatológicamente.

Estos son sus componentes principales:

  • Bisabolol: Un componente extraído de la manzanilla con propiedades calmantes y antiinflamatorias, ideal para aliviar la piel tras la exposición al sol, reduciendo el enrojecimiento y la irritación.
  • Vitamina E: Un potente antioxidante que ayuda a proteger tu piel de los daños de los radicales libres, promoviendo una piel saludable y retrasando los signos del envejecimiento.
  • SunCat MTA: Una mezcla de filtros solares encapsulados que garantiza una protección solar de amplio espectro, de alto rendimiento y duradera. Además, gracias a su encapsulación, no se absorbe en la piel, lo que lo hace seguro y cómodo.
  • Butil Metoxi-dibenzoilmetano: Un filtro solar de alta eficacia que protege la piel contra los dañinos rayos UVA, responsables del envejecimiento prematuro de la piel y de los daños a largo plazo en la misma.

En definitiva, cuida tu piel este verano y los 365 días del año eligiendo un protector solar de calidad. Y si tienes ganas de cuidarte aún más, descubre toda la gama de productos que tenemos disponibles en la tienda de ADAPTA.

TE PUEDE INTERESAR

Entérate antes que nadie…

Política de privacidad*