Dale un ‘boost’ de color a tu melena

Ya queda menos para el verano. Llega el buen tiempo y apetece calor… y color. Miras los escaparates de las tiendas, y la longitud de onda de las prendas refulge con el sol.

¿Te apetece reinventarte, darte un ‘boost’ de energía, de motivación, de ganas de volver a tener ganas?

Como el pelo es nuestro negociado, te contamos qué puedes hacer para que tu melena vuelva a tener brillo y renazca de las cenizas de los meses más fríos. ¿Preparada?

Agua fría, por favor

lavado de cabello champú ADAPTA

Imagina ver tu cabello al microscopio: te encontrarás con unas escamas, como las de un pez, que se disponen hacia abajo, es decir, si acaricias tu pelo hacia las puntas lo notarás sedoso. Si lo haces al contrario, te despelujarás.

Pues bien, dentro de esas escamas se alojan las moléculas de color (cosmético, claro, esto sólo vale si llevas tinte, permanente o no). Si utilizas agua caliente, las escamas se abren, y las moléculas de color se escaparán.

Por eso es muy importante que, si no quieres perder lustre en tu melena, te pongas el champú con agua templada, y aclares con agua fría. Verás el brillo, y notarás que el color te dura más.

¿Otro consejo de esos que nos dejaron nuestras abuelas? Un chorro de vinagre de manzana al final del aclarado (o cualquier otro producto de pH ácido) cerrará tus escamas como por arte de magia.

La toalla sí importa

Seguro que te has fijado alguna vez que te hayas hecho un turbante en la cabeza con una toalla blanca al salir de la ducha, y quitarla para secarlo. ¿Te ha pasado ver en ella algún resto de color, sobre todo si tu color es el cobrizo o el moreno?

Sí, estás en lo cierto. La porosidad de la toalla queda impregnada a veces de pigmento. ¿Nuestra solución? No al turbante, y sí a apretar muy levemente medios y puntas con la toalla para pasar inmediatamente a quitar la humedad con el secador.

De este modo, el pigmento se quedará allí donde tiene que estar: dentro de tu cutícula. En cuanto al rizo de la toalla, mejor que sea de la mayor calidad posible y siempre de algodón.

No sin tu mascarilla

mascarilla hidratante pelo bálsamo 360

Porque repara el cabello dañado, y un cabello sano no “escupe” el color como uno que no lo está. ¿Nuestra recomendación? Deja el doble de tiempo de exposición del que indican las instrucciones del fabricante.

¿Qué tal si te abonas al Bálsamo 360º de nuestra línea ADAPTA y lo dejas actuar 15 minutos mientras aprovechas para relajarte un rato?

No cepilles en mojado

Porque tienes más posibilidades de que se parta. Es más agresivo pasar el peine en mojado que en seco, así que te recomendamos hacerlo justo antes de lavar. ¿Y después? Bastará con pasar los dedos abiertos a modo de peine.

Aceites sublimadores

Las mujeres africanas y de Oriente Medio conocen muy bien los secretos de los aceites y el efecto que tienen sobre sus melenas. Unas gotas de cualquiera de nuestros tres aceites obran milagros en medios y puntas.

aceite para nutrir cabello

Y lo mejor es que también los puedes utilizar para el rostro y el cuerpo porque ¡son polivalentes!

Limita el calor del secador

Necesitarás más paciencia, lo sabemos, pero si utilizas el volumen medio, tanto de potencia de aire como de calor, tu pelo, y sobre todo tu color, te lo agradecerá.

Melena vibrante

mantenimiento color melena pelirroja

Y si quieres potenciar tu color natural o el de tu cabello teñido, te damos nuestra solución favorita: COLOR+, nuestras ampollas de pigmentos que puedes mezclar con el champú o el acondicionador.

Canas/plata. Si eres de las que decidiste dejarte el cabello natural en el confinamiento o, mejor aún, ya lo llevabas gris (o blanco), necesitas más que nadie una ayudita en forma de brillo-espejo.

Podrás hacerlo aplicándote (en casa o en el salón) un pigmento que neutralice el posible tono amarillo al que a veces suelen virar las canas.

Rubia rubiales. Sea cual sea tu matiz de rubio, puedes sacarle todo el partido con el potenciador para melenas doradas, trigueñas, cenizas, con mechas o ‘two-chrome’.

Morenaza. El brillo y la intensidad de cuando eras jovencita, ¿te acuerdas? Pues ese es el que conseguirás con el pigmento para los cabellos más oscuros.

Pelicobre. Pasión y fulgor para los cobrizos más atrevidos. Si tu melena pelirroja se ha ajado o quedado sosa, dale al pigmento para devolverle la vida.

Sea cual sea el color, el largo o la textura de tu melena… espejito, espejito… ¡hay solución para todas!

TE PUEDE INTERESAR

Entérate antes que nadie…

Política de privacidad*