1667

S.O.S. cabello: cuidados intensivos tras el verano

S.O.S. cabello: cuidados intensivos tras el verano

El sol, el cloro, el calor y la sal devuelven tu cabello a la ciudad con más pena que gloria. Pero tranquila, este otoño, ¡aprovecha para estrenar melena!

Se acabó. Salvo afortunadas, hasta mayo no volveremos a pisar la playa. Pero el pelo recuperará su silueta habitual. Por más que lo protejamos, siempre es poco, porque el sol es su peor enemigo, mucho más que secadores o decoloraciones: es casi imposible peinarlo, toma la forma que quiere, está áspero, mate, seco y desvitalizado, como si le hubiéramos echado años encima. Acondicionadores aparte, que resultan una solución exprés para un compromiso de última hora, lo cierto es que el cabello necesita una cura de urgencia. Bien preparado para el otoño, podrá brillar con todo su esplendor sacando partido de las bonitas tonalidades (eso sí) que habrá adquirido al sol. Además, para acoger los estilos y tonos de la nueva temporada requiere una fibra sana y renovada y un corte que lo sanee y dé un nuevo aire a tu estilo habitual.

El diagnóstico

El cabello expuesto al sol, a las altas temperaturas, al salitre, al cloro de las piscinas y a los frecuentes lavados en casa acaban por desgastar la fibra, que se va quebrando y se vuelve frágil y áspera. Las escamas de la cutícula se hinchan, y al estar desordenadas, no son capaces de reflejar la luz, por eso se muestra apagado, sin brillo. Esa “falta de orden” lo hace mas difícil de peinar porque ha perdido su flexibilidad. El color está alterado, incluso algunos tonos verdean al contacto con el cloro de las piscinas, y así se mantienen hasta que el peluquero pone remedio en forma de tinte neutralizador. Para colmo, se acerca el otoño, y a la muda natural de pelo de esta época del año se suma que pagamos el desorden nutricional y algunos excesos propios de las vacaciones. Todo ello hace resentirse también al cabello y a la piel. Durante el otoño, además, la fase anágena (de crecimiento del cabello) se hace más lenta.

A cada pelo, su tratamiento

 

 

Sin embargo, no vive igual los estragos del verano cada tipo de cabello. Las afortunadas de cabello grueso o aquellas que más mimos le han regalado estos meses se encontrarán con una fibra algo más díscola, pero tratable. El protocolo ideal recomendado para cada tipo de cabello es el champú y el acondicionador de la línea ADAPTA, a los que se añaden los boosters S.O.S., personalizados según tu principal necesidad.

Teñidos. Atención a ellos (cuánto más claros, más riesgo), así como a permanentados, alisados y, en general, tratados químicamente, porque si no se han extremado las precauciones, necesitarán una cura de cuidados intensivos a la vuelta.

Solución: S.O.S hidratante.

Secos. En el cuero cabelludo, el calor puede desencadenar la aparición de alguna descamación o caspa seca, que se neutralizará con un tratamiento hidratante y calmante que aborde tanto cabello como piel. Solución: S.O.S nutritivo y/o anticaspa.

Finos y quebradizos. Estos cabellos se debilitan, se rompen con facilidad al pasar el peine, e incluso pueden empezar a caer. Necesitan un aporte de nutrientes y vitaminas. Consejo: S.O.S anticaída y/o calmante.

Gruesos y encrespados. Al estar deshidratados, la fibra se electriza y se encrespa al mínimo golpe de humedad o de cepillado. La nutrición es su mejor aliada. Consejo: S.O.S anti-frizz.

Grasos. Son los únicos que mejoran en verano, porque la raiz se muestra más seca, aunque necesitarán equilibrar el grado de hidratación también en medios y puntas. Consejo: S.O.S antigrasa.

Publicaciones recientes

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

Tenemos mucho que contarte: contenido de tu interés, novedades, regalos y atención exclusiva para ti.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn