Lo que haces mal con tu pelo

CORTE DE PELO EN CASA

Tranquila. No te vamos a regañar. Sólo queremos recordar lo que no debes hacer con tu pelazo… ¡y te damos alternativa!

Sí, te contamos cómo tratarlo bien de verdad. Toma nota:

Qué no estás haciendo bien:

  1. Ponerte una mascarilla, revolver un poco el pelo, hacer “lacuentalavieja”, y aclararla al minuto.
  2. Teñirte el pelo en casa. Por muy bien que se te dé, hay zonas inaccesibles a tu mirada, y los tiempos de exposición han de ser matemáticos. Los profesionales de la peluquería están entrenados en colorimetría, y saben muy bien cuál es el tono exacto que quieres.
  3. Cortarte el flequillo o las puntas tú sola al grito de “si sólo va a ser un poquito”. Empiezas a igualar a igualar, y para cuando te quieres dar cuenta has pasado de melena a un bob asimétrico que no entraba dentro de tus planes.
  4. Frotar medios y puntas al lavar la melena como si fueran los puños de un jersey de lana. Please…
  5. No lavar con propiedad los sprays ‘anticanas’.
  6. Estrujar el pelo y sacudirlo con la toalla para quitarle la humedad.
  7. Pretender que te salga un rizo bonito sin utilizar difusor y con el flujo de aire y calor a toda pastilla.
  8. Abusar de los champús en seco sin haber eliminado el anterior con un buen lavado de cabello.
  9. Creer que un producto ‘antifrizz’ (sólo) es el remedio a todos tus males.
  10. Probar con un peinado nuevo en el último momento antes de salir.

Cómo deberías hacerlo:

  1. Coge cuatro pinzas grandes y, en la ducha o donde te laves el cabello, haz cuatro secciones y aplica la mascarilla en cada una masajeando de tal manera que el producto impregne todos y cada uno de tus cabellos. Mira el envase, lee los minutos que necesita de exposición… y obedece.
  2. Es preferible que aguantes un poco más para retocar el color, pero que dejes tu pelo en manos de un profesional. Él sabe perfectamente qué hacer con los datos que tú le das como por ejemplo, la última vez que le diste color, qué productos de lavado y peinado utilizas y cómo lo secas.
  3. Retén con toda tu alma la tentación. Tus manos y dedos jamás podrán tener ni el ángulo ni el punto de vista de un profesional. Y además, cuando acabes acudiendo al salón de peluquería para que te lo arreglen volverán a meter tijera y se tendrán que adaptar a lo que tienen. Visualiza el lío…
  4. Frota (con medida) sólo el cuero cabelludo; hazlo con las yemas de los dedos, y acarícialo suave en medios y puntas. Con ese movimiento será suficiente para eliminar los restos de suciedad.
  5. Lava el cabello cada vez que utilices estos sprays, o sea, después de utilizarlos, cuando ya estés de vuelta en casa. Aplicarlos una y otra vez, día tras día, en el mismo lugar, hace que se sature el color y que la raíz quede mate.
  6. Tu melena no es un jersey de algodón. La mejor manera de quitarle la humedad antes de pasarle el secador es apretarlo suavemente con las manos y la toalla. Otra buena idea es ponerte la toalla en modo turbante tras la ducha y mantenerlo 15 minutos antes de encender el secador. Así, sí.
  7. El pelo rizado, al contrario de lo que se piensa, requiere el doble de mimo que el pelo liso (incluso que el rizado que se alisa). Tómatelo con mucha calma. Cuanto más suave el aire y el calor del secador (siempre con difusor), más bonito quedará el rizo.
  8. Los champús en seco se parecen, para que te hagas una idea, a los polvos de talco: funcionan como absorbentes de grasa. Recuerda que se utilizan sólo para un apuro. Y que después de usarlos tendrás que lavar tu cabello en profundidad.
  9. No es así. El ‘antifrizz’ funciona si antes el cabello ha sido cuidadosamente hidratado. No nos cansamos de decir que el pelo se electriza por falta de hidratación. No hay más misterio. ¿Traducción? Que no pases un sólo día sin hidratarlo.
  10. Seguro que te ha ocurrido más de una vez, ves un recogido ‘casual’ en Instagram y piensas: “a la próxima que salga me lo hago”. Pero llega el momento, la cosa se complica y acabas intentando volver al principio sin éxito. Lo mejor en este caso es probar en el momento en el que lo ves o tienes la idea, y guardar las “instrucciones” para cuando te decidas a lucirlo.

Y si quieres compartir con nosotras esos gestos que crees que no le están sentando bien a tu melena, compártelos con nosotras aquí, ¡y te daremos la alternativa!

Pelo de peli: Emma Stone

Siempre nos habíamos rendido a sus pies, pero desde que la vimos en ‘Pobres criaturas’ le hacemos el pino puente con voltereta. Menudo papelón hizo

Leer más

TE PUEDE INTERESAR

Pelo de peli: Emma Stone

Siempre nos habíamos rendido a sus pies, pero desde que la vimos en ‘Pobres criaturas’ le hacemos el pino puente con voltereta. Menudo papelón hizo

LEER MÁS

Entérate antes que nadie…

Política de privacidad*