Pelo de peli: Scarlett Johansson

Woody Allen la colocó en nuestras retinas. Desde entonces, hemos ido viendo cómo ha ido creciendo, madurando (y puliendo) el look de esta bestia de las cámaras que es hasta ahora la actriz más taquillera de la historia (sí, ha superado a Julia Roberts).

Sus capacidades para la interpretación y un físico deslumbrante (ya nos hemos acostumbrado, pero en sus primeras apariciones, su sensualidad tenía un toque de insolencia bofetonera) la llevaron a las listas más prestigiosas del mundo: las de las revistas Times y Forbes.

Ser la actriz mejor remunerada en los 2018 y 2019 y recibir un premio BAFTA así como dos nominaciones a los Goya puso en pie a la industria a medida que se iba convirtiendo en una mujer mucho más elegante. Menos divertida, también.

Pero no sólo es una buena actriz, productora y empresaria (con algunos pinitos de cantante y modelo). Nos encanta su faceta apoyando a varias asociaciones benéficas: contra el cáncer, la pobreza y el acoso sexual a las mujeres. Somos de Scarlett…

Rebecca Doppelmeyer, en ‘Ghost World’

El maravilloso y mítico cómic de los años 90 sobre el mundo adolescente con toque de humor negro fue llevado a la pantalla por el también americano Terry Zwigoff, quien la eligió para este papel en el que luce un bob con las puntas ligeramente volteadas hacia afuera.

Scarlett tenía 17 años en esta película, y ya borda el personaje de una adolescente ingenua, pasiva y con poca ambición que se refleja, sobre todo, en su excelente comunicación verbal durante todo el film.

Charlotte, en ‘Lost in translation’

Está bárbara en su ‘mutis’, en su observación de la ciudad de Tokio desde la ventana de un hotel. Es la efigie perfecta, la reina del ‘mindfulness’, y borda ese papel de vivir un mundo que le es totalmente ajeno pero al que no se rebela y que no puede dejar de mirar.

Que Sofia Coppola dirige muy bien a las mujeres no es un secreto. Ni tampoco que el ‘shag’ que luce Scarlett (¡que sólo tiene 19 años!), va virando de mas salvaje a más tradicional hasta culminar en la peluca de nuestros sueños: un bob con flequillo de color rosa chicle. ¡Bravo!

Nola Rice, en ‘Match Point’

Conseguídisimo el recogido casual como sin querer la cosa de chica del Upper East Side neoyorkino. Por algo suponemos que Allen se rodea de los mejores peluqueros y estilistas a la hora de caracterizar a sus actores y actrices para dar vida a los personajes que idea.

Esa ceja imaculadamente delineada aderezada por la camiseta blanca básica de 200 dólares y un ‘blazer couture’ negro la convierten en una especie de Grace Kelly en versión exhuberante.

Natasha Romanoff, en ‘Viuda negra’

Como no podía ser de otra manera, su evolución natural la llevó a ser una heroína de Marvel, la ex espía de la KGB y asesina peligrosa, la que nos deja ver lo bien que le sienta a Scarlett el pelo rojo y las trenzas de heroína de reminiscencias vikingas.

Nicole Barber, en ‘Historia de un matrimonio’

Menudo pulso el de los dos actores en esta historia de amores fallidos, de culpa y de amor-odio. El corte tazón que lleva Scarlett no es un corte nuevo ideado para rodar la película, es que consigue que simule un corte ya crecido. Y esa pericia está reservada a muy pocos profesionales.

Es la imagen de una hasbeen, de alguien que un día tuvo ilusión, y se abandonó a otros menesteres olvidándose de sí misma. Un ejercicio actoral y de imagen fabuloso.

Nos encanta Scarlett porque puede con todo. Y todo lo que toca lo convierte en joya.

Si te gusta nuestra sección ‘Pelo de peli’, visita nuestros otros posts, como los de Emma Stone, flamante ganadora del último Óscar a mejor actriz, o el de Penélope Cruz.

TE PUEDE INTERESAR

Entérate antes que nadie…

Política de privacidad*