Los cuatro hábitos que mejoran tu salud

Hoy es el Día Mundial de la Salud. Y preservar las enfermedades tiene mucho más ver con el autocuidado de lo que imaginas:

La OMS define el término SALUD como “un estado de completo bienestar físico, mental y social”

¿Qué bonito suena, verdad?
Pues en Ángela Navarro, llevamos años apostando por la importancia del autocuidado y de la prevención desde múltiples puntos de vista, tanto desde la autoimagen como en la manera en que nos alimentamos, nos relacionamos, nos movemos o descansamos, acercándonos a la salud con un abordaje holístico. Y para un día tan clave como hoy, te proponemos adoptar algunos hábitos, muy sencillos, pero que te pueden hacer ganar años de vida.

Come sano y muévete más

Cada vez más miembros de la comunidad científica internacional insisten en que una nutrición óptima incorporando más fruta y verdura a la dieta podría alargar la esperanza de vida. La prueba, realizada con ratones adultos, demostró que la restricción calórica aumentaba la longitud de sus telómeros (los extremos de los cromosomas), disminuyendo en ellos la incidencia de cáncer pero también de otras enfermedades asociadas al envejecimiento. Por otro lado, está demostrado que las personas con sobrepeso u obesidad, pero físicamente activas, tienen menos posibilidades de sufrir enfermedad cardiovascular que los individuos sedentarios con un peso normal.

Admírate frente al espejo

No escatimes en tiempo para ti, ni te olvides de elegir cosmética que funcione y que contenga principios activos probados como las vitaminas. Muchas veces, la diferencia entre un día gris y otro más positivo está en dedicarse 5 minutos más de mimos por la mañana delante del espejo. Comprueba cómo un poco de blush o un toque melocotón en los párpados te levanta el look y el ánimo.

Respeta tu descanso: mientras duermes, regeneras

Dormir ocho horas es uno de los secretos de belleza más recurrente. Y no es un tópico: durante el sueño se activa la producción de colágeno y melatonina, la hormona de la juventud, que funciona como eficaz antioxidante y estimulante del sistema inmunológico. Es el momento en el que nos regeneramos, tanto física como psicológicamente. No gesticulamos y somos inmunes al estrés, la polución, el tabaco, los antioxidantes y los radicales libres, pero sobre todo es durante el descanso nocturno cuando se produce un paso a estado basal, un reposo total de todo el organismo con un gasto mínimo de energía. La respiración se hace más profunda y el oxígeno llega de forma más rápida e intensa a los pulmones, que alcanza a todas las células del cuerpo gracias a una irrigación vascular constante.

Evita la ira aprendiendo a decir “no”

Decir “no” a propuestas que no nos gustan o contradecir a alguien para hacer valer nuestra opinión es uno de los asuntos que más estrés generan, sin darnos cuenta de lo importante que es la manera en la que lo hacemos. Ser asertivo es una gran conquista y el secreto está en la empatía, la comprensión y la dulzura.

La ira aumenta la inflamación que se asocia con enfermedades crónicas como las enfermedades cardíacas, la artritis y el cáncer, por lo que tratarte con amabilidad, no solo te aportará paz interior, también te regalará salud.

Y eso es lo que verdaderamente importa para disfrutar de esta bella vida.

Publicaciones recientes

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

Tenemos mucho que contarte: contenido de tu interés, novedades, regalos y atención exclusiva para ti.

Compartir:

Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Abrir el chat