Prepara tu piel para el sol ¡desde ya!

Te suena pronto, lo sabemos, pero aquí te vamos a contar por qué deberías empezar a cuidarla de manera especial desde right now.

Sí, estamos sólo en abril (a punto de mayo), pero cómo la prepares ahora es casi más importante que la manera en la que abordes los baños de sol. ¿Quieres un tono uniforme, satinado y duradero? Sigue leyendo…

En este particular, toma nota, porque hay tres asuntos vitales en este negociado: limpiar y exfoliar bien la piel, hidratarla como si no hubiera un mañana y aumentar su estructura de protección y su sistema inmune. Abordamos las tres paso a paso:

Limpia y exfolia

Antes incluso de que pongas la toalla en la playa, te va a empezar a dar el sol vayas donde vayas, así que conviene que empieces a lucir una piel lisa y limpia como la patena. Al final se trata de poner en práctica el famoso ‘mindfulness’, también al mundo de la higiene facial.

Un truco: cuando creas que has acabado, vuelve a dar otra pasada de algodón y leche limpiadora. Por supuesto te recomendamos la rutina oriental de ADAPTA, con la que puedes apuntarte a la doble higiene, la de las japonesas, que te contamos aquí.

una persona que sostiene una botella de desinfectante para manos.

La exfoliación en esta época del año es esencial: mantener la piel libre de células muertas que le permitan oxigenarse es el pasaporte directo a que el bronceado que consigas después sea uniforme. Pero no sólo en el rostro.

En la ducha, apúntate al guante de crin desde ya, y elige para exfoliarte productos ricos en ácidos grasos Omega 3 y 6, vitaminas y partículas de sílice, un componente que te ayudará a eliminar las células muertas.

Hidrata y apaga su sed

Es el mantra de todos los días, y cuando se acerca el verano, más aún: una piel bien hidratada no sólo se va a mantener sana y jugosa sino que va a mantener intacta su barrera natural de humedad, haciéndola mucho más resistente a los rayos UV.

Hidratarse por dentro y por fuera es clave, de hecho, para todos nuestros procesos biológicos. Y lo mejor es que hacerlo bien no tiene mucho misterio. En el rostro, utilizar el dúo infalible sérum-crema, ya que actúan en sinergia potenciándose uno al otro.

Aprovecha el cambio de temporada para elegir el sérum y la hidratante que corresponden a tu piel, mezclándolas incluso en la palma de la mano.

Un consejo: asesórate con un experto acerca de qué tipo de hidratación está pidiendo tu piel: si sólo es hidratación, o necesitas una crema de día con tratamiento, o con alimento extra (crema nutritiva) para pieles desvitalizadas.

Y no te olvides del cuerpo, sobre todo de las ninguneadas rodillas, los tan pocas veces mimados codos y los pies. Y recuerda que la Crema Hidratante Corporal ADAPTA contiene manteca de karité y vitaminas.

Aumenta su sistema inmune

En esta época del año, este objetivo se centra en preparar la piel para que se enfrente al verano, con su sol, su viento, su salitre, su sudor y sus altas temperaturas… casi nada.

Tu padrenuestro a partir de ahora se llama antioxidante. Y tu credo, la vitamina C, porque este, no sólo fortalece la piel sino que te defiende de las agresiones y, lo mejor de todo es que, si las hubiera, te ayuda a repararlas.

Revisa tu nutrición, haz una lista y llénala de letras “C”. Los alimentos que más la contienen, por este orden, son la guayaba, los pimientos semáforo (de todos los colores), las papayas, los kiwis, la familia de las coles, las frambuesas y las naranjas y limones.

Prioriza todo lo que contenga antioxidantes (brócoli, arándanos, frutos rojos, zanahorias el té verde), y elige alimentos que te superhidraten como la sandía, el pepino o el melón.

Y no salgas jamás de los jamases sin protección solar. Vigila todas esas zonas que nosotras llamamos ‘ángulos muertos’ como los empeines, las manos, la nuca, las orejas y, sobre todo, ay, el escote, incluso con pañuelos. Nunca nos lo agradecerás suficiente.

Nosotras, que pensamos (casi) en todo, lanzamos el año pasado nuestra Loción Solar SPF50 que puedes aplicarte sin dejarte una esquina porque la puedes utilizar desde cualquier ángulo. No es pegajosa, y la deberías usar a diario, tras la hidratante.

Y un último tip: a la próxima cena que acudas, olvídate de la botella de vino o, el último grito, la de AOVE, y lleva al anfitrione nuestra joya de la corona. Y luego nos cuentas.

TE PUEDE INTERESAR

Entérate antes que nadie…

Política de privacidad*