La doble limpieza asiática, el secreto mejor guardado

¿Sabías que llevas limpiando mal tu rostro toda la vida? Te contamos cómo incorporar el ritual japonés Saho o doble limpieza asiática a tu rutina de limpieza facial

doble limpieza japonesa

No hay belleza sin limpieza. Esa es la razón de que la doble limpieza asiática sea el secreto mejor guardado de las orientales. Lo saben desde hace siglos las japonesas, más concretamente las actrices de teatro kabuki, que ya en el siglo XVII necesitaban limpiar en dos fases su rostro para recuperarlo de la pintura con la que se caracterizaban. Pronto adoptaron esta liturgia las geishas y, al final, todas las japonesas, extiendo la fórmula hasta Corea. La razón es bien sencilla: las partículas de suciedad son de dos clases: las solubles en aceite y las que lo son solamente en agua. Si las retiraras únicamente con un tipo de producto, las esparcirías y siempre quedarían restos en la superficie cutánea.

La piel más perfecta del mundo

En el hecho de que las orientales tengan la piel más bonita del planeta hay mucho de genética pero, sin duda, tiene que ver con los cuidados que se prodigan y con lo que esto significa allí: salud, por eso la doble limpieza asiática es el secreto mejor guardado. En la mayor parte de aquel continente, la herencia de la medicina tradicional china y coreana y la manera en que aplican la tecnología más avanzada del mundo para extraer con el máximo respeto y pureza los ingredientes naturales ha contribuido a que su industria cosmética sea la más boyante del mundo. Y también el hecho de que ellas utilicen nada menos que entre 7 y 11 productos diarios en su ritual cosmético (en España, por ejemplo, utilizamos 4 de media). Tienen tan interiorizada la importancia de la piel que las adolescentes japonesas le dedican el doble de tiempo al cuidado de la piel que las europeas adultas.

Así son las fases de la doble limpieza

PASO 1: ACEITE.

El ritual perfecto debe comenzar por un primer paso de limpieza con un aceite, como el Aceite de Almendra dulce de nuestra línea ADAPTA, de primera extracción en frío, para retirar la suciedad oleosa (contaminación, sebo y maquillaje).

Aceite vegetal virgen de almendra dulce 100 ml

PASO 2: LIMPIADOR

Un segundo paso con un jabón trabajado al agua, gel o leche limpiadora, como nuestro bombazo de ADAPTA, que elimina las impurezas solubles en agua (sudor, polvo, células muertas y bacterias).

Lo curioso de la doble limpieza es que verás cómo cada uno de los algodones que utilices para ambos pasos no salen limpios. He ahí el motivo por el que un solo paso no es suficiente.

Y si quieres finalizar el ritual de limpieza facial por la puerta grande, te recomendamos terminar con el tónico de agua termal ADAPTA, dejarás la piel impoluta y lista para que el tratamiento cosmético que apliques a continuación trabaje a pleno rendimiento.

Aprovecha la oportunidad de convertir tu piel en una piel de porcelana.

Publicaciones recientes

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

Tenemos mucho que contarte: contenido de tu interés, novedades, regalos y atención exclusiva para ti.

Compartir este post:

Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Abrir el chat