El bronceado, cuanto más saludable, más duradero

Tenemos buenas noticias para ti. Cuando insistimos en que te protejas del sol, lo hacemos para preservar la salud de tu piel. Pero es que además, cuanto más te protejas, más te durará el tono. Porque el bronceado saludable es más duradero, homogéneo y atractivo.

A pesar de que no nos cansamos de repetir que hay que protegerse del sol, aún solamente la mitad de las mujeres se protege adecuadamente. Por eso hoy te presentamos un decálogo de consejos para proporcionarle a tu piel el escudo natural ideal para que haga frente a la agresión que suponen los rayos UVA del sol.

Te preferimos sana y feliz

Y es que te queremos guapa, pero sobre todo, sana, y alejada de cualquier fuente de peligro. Y una de ellas, hay que reconocerlo, es el sol. El melanoma es el cáncer más agresivo (se diagnostican hoy por hoy unos 160.000 casos al año en el mundo). Y en España, la incidencia de este cáncer está bastante por encima de la de los países mediterráneos, incrementándose en un 54% en los últimos 20 años hasta llegar a los 9,7 por cada 100.000 personas-año.Y es que en realidad, aunque el bronceado está de moda, lo que hacemos, literalmente, es asar la piel (igual que un pollo, que lo metes blanco al horno y sale tostado). Y sabemos que eres inteligente. Las revistas están llenas de celebrities que han abusado del sol toda la vida. Piensa en las famosas con una piel más bella. Seguro que ninguna tiene la piel refrita por el sol o las cabinas de rayos UVA.

¡Allá vamos, toma nota!

  1. Protégete también en los días nublados. ¡Atentas las que veranean en el norte, porque no están convalidadas de la asignatura de la protección solar! Y es que la radiación ultravioleta penetra través de las nubes (hasta el 90%), el vidrio y el agua (a medio metro de profundidad, recibimos aproximadamente el 40% de la radiación UV). El sol es dañino durante todo el año, pero en primavera y verano, la cantidad de radiación que recibimos es aún mayor
    debido al ángulo de incidencia, que cambia a lo largo del año, y a la localización geográfica.

2. Exfóliate una vez por semana. Es el acto de renovación de la piel más efectivo que existe. Hazlo siempre por la noche para que a la piel le dé tiempo a recuperarse, porque no deja de ser una agresión. Puedes hacerlo frotando la piel con un poco de sal, o masajeándola con un guante de crin. Tras salir de la ducha, aplícate generosamente un aceite reparador, como cualquiera de la línea ADAPTA: el de Sacha Inchi, el de almendras dulces o el de rosa mosqueta. Te dejará la piel hidratada, nutrida, reparada y como nueva.

3. Aplica un SPF 50+ durante todos los días del verano. No te vengas arriba porque hayas cogido un poco de tono. Te quemarás igual en cuanto dejes de protegerte.

4. El fotoprotector tiene que tener filtros para UV-A y para UV-B, y en concreto, el que protege de los rayos UV-A debe de ser de al menos un tercio con respecto al del otro.

Ten en cuenta que los productos waterproof tienen la capacidad de mantener su integridad hasta 40 minutos tras estar en contacto con el agua. Los water resistant, sin embargo, aguantan 80 minutos sin degradarse.

El acto de reparación de la piel con el aftersun después de una jornada de sol es de los más importantes para tu piel. Una vez que hayas retirado la sal, los restos de arena o el cloro de la piscina, aplica nuestra loción corporal de la línea ADAPTA, y enriquécela con un par de gotas de nuestros aceites de la misma línea.

5. Los betacarotenos que contienen algunos alimentos son clave para reforzar la barrera cutánea frente a las agresiones como el sol. Para asegurarte de tomarlos, elige en el súper alimentos de colores llamativos como las naranjas, los melocotones, los pimientos rojos y verdes, las zanahorias, el mango… Y hazte licuados con ellos para empezar el día. Las vitaminas neutralizan los efectos de los radicales libres del sol.

6. Toma el sol poquito a poco. La primera semana de vacaciones, procura estar al sol no más de dos horas. El resto, debajo del toldo o la sombrilla (lo que no te exime de aplicarte también fotoprotector).

7. Evita las horas centrales del día. Si te fijas en el reloj, son las que se encuentran entre las 12 h. del mediodía y las 16 h. Peor si quieres un truco, no te tumbes al sol cuando tu sombra sea más corta que tú misma.

Si se pela alguna parte de tu cuerpo, evita exponerte al sol durante los dos días siguientes y, en lugar de ello, aplica aftersun o loción corporal con dos gotas de nuestros aceites por la mañana y por la noche en la zona afectada. Después, protección con SPF 50+ renovando cada hora.

Y sobre todo… ¡feliz verano!

Publicaciones recientes

RECIBE NUESTRA NEWSLETTER

Tenemos mucho que contarte: contenido de tu interés, novedades, regalos y atención exclusiva para ti.

Compartir este post:

Share on facebook
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on twitter
Abrir el chat